¿Cómo limpio mi vaporizador de hierbas secas?

4 mar 2024by Ian Black

Dicen que la limpieza está al lado de la Divinidad, pero también dicen que solo se vive una vez y estoy bastante seguro de que ese tipo tuvo una segunda oportunidad, así que... De todos modos, no importa si lo estás haciendo para ganar puntos con todos. alto o si estás empezando con la limpieza de primavera, los expertos de Wulf Mods tienen un par de consejos para que tu vaporizador quede limpio y reluciente.

Paso negativo uno: ¿cuándo debo limpiarlo?

¡Cuando es un imbécil sucio! Lo siento, mi estado de ánimo está mal porque últimamente, mientras uso mi vaporizador de hierbas secas, por alguna razón el sabor no está bien, no dibuja correctamente y siento que mis nubes son un poco más pequeñas de lo habitual. ¿Qué? ¿Todas esas son señales de que es necesario limpiar mi vaporizador? ¿Quién lo habría pensado? ¡Es hora del primer paso!

Paso uno: vacíelo después de cada uso

Admitiremos que este paso es más fácil decirlo que hacerlo, pero en el otro lado de la moneda es más fácil hacerlo que no hacerlo, ¿entiendes? Así que la próxima vez que hayas disfrutado de una buena sesión, recuerda abrir tu vaporizador de hierbas secas y tirar los materiales ya vapeados antes de ir a ver una película, comer algo o disfrutar de unas relajantes vacaciones. La hierba seca que acaba de ser vapeada es mucho más fácil de liberar que si ha estado allí durante un día. Hacer esto con regularidad le evitará la acumulación de material desagradable y facilitará mucho los siguientes pasos.

Paso dos: raspar los materiales viejos

Fuera lo viejo y dentro lo nuevo. Ya sea que tu vaporizador venga con un cepillo de limpieza incluido, como el vaporizador Wulf Next, o si estás usando un hisopo de algodón estándar, es importante retirar suavemente el material de tu vaporizador para no perforar ni rayar ninguno de los componentes internos. Algunos vaporizadores requieren más desmontaje que otros, pero de cualquier manera recuerda colocar claramente todas las piezas en tu mesa para que cuando llegue el momento de ensamblar no falten piezas del rompecabezas. Dedique algún tiempo a asegurarse de que todos los pequeños trozos de material extraño se desalojen de todas las grietas o pantallas metálicas antes de continuar con el paso tres.

Paso tres: productos de limpieza

Échale la culpa al alcohol AAA, al alcohol isopropílico para ser precisos. Como tu vaporizador está dentro y alrededor de tu boca durante el uso, hay una gran cantidad de gérmenes no deseados que debes purgar periódicamente. Además, los materiales que quedan o quedan atrapados dentro del vaporizador de hierba seca podrían contaminarse con el tiempo y provocar problemas de funcionamiento y sabor. Para combatir esto, simplemente sumerja ligeramente un hisopo en una pequeña cantidad de isopropilo antes de frotar suavemente el recipiente de hierba seca y la pantalla de vapeo. Consejo profesional: voltee su vaporizador boca abajo si es posible para evitar filtraciones no deseadas del alcohol; además, asegúrese de ejecutar su vaporizador durante un ciclo posterior a la limpieza para asegurarse de que cualquier líquido sobrante se elimine de la cámara antes de colocar material nuevo. Esto asegúrese de limpiar el área para secarla y asegurarse de que se haya eliminado todo el material. Después de esto, puedes usar cualquier toallita húmeda antibacteriana común para limpiar el cuerpo y la boquilla del vaporizador; este es un buen paso para hacerlo de vez en cuando, incluso si no estás limpiando completamente la cámara.

Paso cuatro: volver a desgarrar y rugir

Ahora que su vaporizador de hierbas secas se ha vaciado, desinfectado y limpiado por completo, está listo para recargarlo y volver a trabajar disfrutando de su vaporizador favorito recién limpiado. Asegúrate de revisar la gama completa de vaporizadores de hierba seca de Wulf Mods, ya que tienen un modelo para cada ocasión, ya sea mientras viajas con el Flora Portable o el más versátil Evolve Plus XL DUO, con capacidad de concentrado de hierba seca dos en uno.